El sábado 21 de mayo presenté los resultados de la investigación «Usos de les xarxes socials a la premsa local i comarcal: reptes i oportunitats per a l’empresa periodística» en el 9º Congreso de la Premsa Comarcal i Local celebrado en Montblanc. A raíz de la irrupción de las redes sociales, los medios tradicionales han perdido el monopolio tanto en el proceso de producción de las noticias como en el de distribución. Cada día que pasa se toma más conciencia de la necesidad de interactuar con las audiencias, pero a día de hoy las redes sociales, aunque se caracterizan por ser herramientas bidireccionales, se utilizan principalmente como plataformas de distribución de contenidos . Este es el principal uso en el proceso de difusión, mientras que en el de producción son claves para rastrear temas susceptibles de convertirse en noticias.

A raíz de esta constatación, presentamos una serie de buenas prácticas en redes sociales para empresas periodísticas. Hoy proponemos usos durante el proceso de elaboración de los contenidos informativos. La próxima semana nos ocuparemos de las buenas prácticas en el proceso de difusión y en el momento de crear y gestionar comunidad. Concluiremos esta entrega con un decálogo de buenas prácticas. Os invito a todos a dar vuestra opinión para enriquecer el debate.

Buenas prácticas en el proceso de producción de las noticias

  1. Cualquier persona con un teléfono móvil es un posible testigo de un hecho noticiable. Los medios tradicionales deben aprovechar esta oportunidad. Los periodistas nunca han tenido a su alcance un volumen de información tan grande. Deben ser conscientes y sacar provecho de la situación. El crowdsourcing es el acto de pedir la opinión a terceros para resolver una tarea específica. Se trata de tomar una tarea que tradicionalmente es ejercida por un agente designado (normalmente un empleado) y externalizar a un grupo de gente indefinido y normalmente grande, a través de una llamada pública (comunidad).
  2. Twitter es una agencia de noticias personalizada. Los periodistas pueden acceder a un gran volumen de información en una única plataforma, donde las personas que siguen se encargan de filtrar los contenidos. Así, podemos afirmar que las redes sociales contienen un innegable valor periodístico que debería ser valorado aunque sólo sea por el hecho de que cada vez un mayor número de instituciones, de empresas, de partidos políticos, de personajes públicos, de políticos, de periodistas y de particulares participan de manera activa.
  3. La filtración y verificación de informaciones son los dos grandes retos periodísticos en el proceso de producción de las noticias. El cambio de escenario, de un contexto caracterizado por la falta de información a otro marcado por el exceso, señala la importancia de saber seleccionar la información que se ofrece. Una competencia básica actual para cualquier periodista es saber gestionar el exceso de información. En el caso que nos ocupa, Twitter pone al alcance de los profesionales una serie de herramientas para alcanzar este objetivo, como son el mismo buscador de la red de microblogging, las etiquetas, las listas e, incluso, los perfiles de usuario.
  4. La verificación es la otra competencia que los periodistas deben adquirir. A menudo, en un entorno donde la presión por ser los primeros en explicar la noticia, hace olvidar que lo más importante es explicarlo mejor. Antes de publicar una información o una imagen obtenida a través de las redes sociales, es necesario que el periodista se pregunte quién está detrás de esta información y verifique su perfil digital, investigando, por ejemplo, cuánto tiempo hace que esta persona tiene presencia en la red, qué actividad ha hecho, cuáles son sus contactos en las redes sociales y, si es posible, qué datos de contacto da. Diferentes herramientas de verificación digital dan respuesta a estas preguntas.
  5. Las reglas de verificación tradicionales también se aplican en el entorno digital.
  6. El periodista debe citar siempre al autor de una imagen, un vídeo o una infografía que ha encontrado en las redes sociales. Y debe enlazar a los contenidos de otros siempre mencionando en el mensaje y atribuyéndoles la autoría.